Loading...

jueves, 1 de abril de 2010

Guti es duda para Santander por una dorsalgia

El Real Madrid se entrenó este jueves en Valdebebas en una sesión en la que Guti y Benzema fueron los grandes protagonistas. El centrocampista apenas duró unos minutos sobre el césped y es duda para el partido ante el Racing por una dorsalgia.
El francés, por su parte, se entrenó con el resto del grupo por primera vez desde su lesión. El delantero galo se ejercitó el mismo ritmo que sus compañeros y completó el entrenamiento sin resentirse de sus molestias físicas. Lass, mejorado de la sinovitis que sufre en el tobillo izquierdo desde hace una semana, también trabajó con normalidad.
Todo lo contrario que Guti, que saltó al campo de Valdebebeas y enfiló el camino hacia los vestuarios dos minutos después. El centrocampista merengue apenas dio un par de vueltas al campo antes de retirarse del terreno de juego. Poco después, el cuerpo médico del club blanco confirmó que el '14' del Madrid sufre una dorsaliga y es seria duda para el partido de Santander.
Hasta cinco canteranos
Fue una mañana accidentada, ya que al percance de Guti se sumó el susto que protagonizó el argentino Fernando Gago, quien recibió un fuerte golpe en el rostro en una accidentada acción con su compañero Xabi Alonso.
El golpe fue tan fuerte que los médicos del Real Madrid han tenido que realizar un estudio radiológico al centrocampista argentino. El resultado descarta que haya fractura, por lo que en principio podrá ser titular el domingo en Santander.

sábado, 27 de febrero de 2010

Tenerife 1 - Real Madrid 5

El Real Madrid ha aprendido a exagerar sus virtudes y a disimular sus defectos y manejándose así será complicado que cometa graves errores en la Liga. Tendrá días buenos y otros menos brillantes, pero se está convirtiendo en un equipo cada vez más fiable en la competición doméstica, donde desespera a sus rivales con su fortaleza defensiva y los mata con su pegada. Esta vez, como tantas otras tardes, el ejecutor fue Higuaín, que continúa reclamando con goles su espacio en este paseo de la fama que se ha convertido el Madrid. Pocos más que Higuaín merecen la condición de estrella en este equipo. El argentino firmó un doblete y dio el pase a Kaká en el tercero. Higuaín no para de crecer como futbolista, pero siempre se le exige que demuestre el doble para reconocerle la mitad que a otros. El cuarto lo consiguió Cristiano al convertir un penalti. Esta vez nadie discutió por tirarlo. Cerró la goleada Raúl ya en el tiempo añadido. También hubo espacio para la polémica, cómo no. Fue en el gol del Tenerife, un tanto ilegal que llegó después de que Ayoze golpeara con la cabeza las manos de Casillas cuando éste tenía controlado el balón. La acción quedó en una anécdota por la contundencia del resultado final, una goleada que es hija de la contundencia en ataque, de la efectividad en la pegada del Madrid.

Es cierto que el Tenerife concedió todas las facilidades imaginables, pero fue virtud del Madrid saber aprovechar esas concesiones. El equipo de Oltra cedió la iniciativa y el balón al Madrid, lo que fue igual que entregarle el partido. Xabi Alonso tuvo espacios y tiempo para pensar, nadie presionó la salida del balón, Marcelo se lució en el lateral porque apenas le exigieron en defensa, Kaká tuvo metros para lucirse y Cristiano e Higuaín fueron dos flechas que atacaron directamente al corazón de la defensa.

El Tenerife apenas le resistió media hora de combate al Madrid y es que llega a desesperar malgastar todas tus oportunidades y ver cómo el rival convierte la primera que tiene. Es una historia ya escrita cuando juega el Madrid, que quizá no deje actuaciones que se recuerden por su brillantez, pero sí por su efectividad. El conjunto construido por Pellegrini tiene cada vez las ideas más claras y habrá que darle al técnico el mérito que merece por ello.

El panorama se comenzó a aclarar para el Madrid, como decíamos, a la media hora. Marcelo salvó la pelota en la misma línea de banda, se sintió Zidane y eludió a un rival con una 'roulette' y se vistió de Laudrup para dar un pase excelente que Higuaín convirtió en gol. La comparación es exagerada, pero nos sirve para dar una medida de la calidad de la jugada de Marcelo. Sin apenas tiempo para celebrarlo, Casillas hizo un paradón a un tiro de Alfaro. Una ocasión inmejorable que quedó en nada.

La distancia entre los dos equipos se alargó ya de manera definitiva a cinco puntos para el descanso. Xabi Alonso vio a Garay situado como improvisado interior derecho, sin nadie a su alrededor, y le sirvió un balón que el argentino devolvió al centro para que Higuaín marcara su 16º gol en esta Liga, una cifra que debe despejar cualquier duda sobre la fiabilidad de este delantero, que estuvo cerca de completar un hat-trick con una vaselina que golpeó en el larguero.

Tuvo el Tenerife su momento para la ilusión nada más salir de los vestuarios, con ese tanto ilegal de Ayoze ya relatado, pero la esperanza le duró el tiempo que tardó el Madrid en sacar de centro. Higuaín recibió el balón, oteó el horizonte y vio desmarcado a Kaká, que se plantó ante Aragoneses y le batió en el mano a mano. Como ya ocurrió con el primer tanto del Madrid, el Tenerife disfrutó a continuación de una doble ocasión que desbarató otra vez Casillas.

El encuentro, por si había dudas, ya se rompió definitivamente y los minutos que restaban para el final sólo sirvieron para que el Madrid hiciera aún más contundente el marcador. Cristiano convirtió un penalti cometido por el central argentino Luna, que colecciona tarjetas a una velocidad incomprensible y ya suma 15, y en el tiempo añadido Raúl, que sustituyó a Higuaín, puso su firma en el quinto a pase de Van der Vaart, que entró por Granero.

Pese a la contundencia del resultado, el Tenerife mostró durante todo el encuentro una imagen tan digna como endeble. Ofreció toque y buenas combinaciones en ataque, pero también una falta de acierto en el remate y una debilidad en defensa que le están condenando desde que comenzó la temporada. Necesita muchas ocasiones para convertir un gol y le basta con conceder apenas una para que el rival le marque. Los escasos 20 puntos que suma no hacen justicia a su juego, pero sí a su defensa. La presión en el centro del campo no existe, su zaga es una feria y todo el que se acerca por allí se divierte. Así es muy difícil sobrevivir en Primera.

Tenerife - Real Madrid EN DIRECTO

Live video by Ustream


Streaming Video by Ustream.TV


Free Webcam Chat at Ustream

LINKS AL PARTIDO:

http://www.rojadirecta.com/justin/deportesgalveztv15

http://www.rojadirecta.com/justin/yojopo17_x

http://www.rojadirecta.com/justin/dobleamarilla (GOL TV)

http://www.rojadirecta.com/justin/prodctv

http://www.rojadirecta.com/justin/tulioj34sk2

Busca el liderato 90 días después


Ocho años después el Madrid regresa a Tenerife, territorio maldito por los siglos de los siglos para el madridismo que no olvida lo que pasó hace algo menos de dos décadas. Las gradas del Heliodoro podrán contarle siempre al mundo que 'su' Tenerife le arrebató dos Ligas al Madrid (91/92 y 92/93). Valdano, director general madridista bien lo sabe. El argentino era el entrenador de ese equipo que dejó una herida en el Madrid que nunca se olvidará.

La última visita blanca a La 'Isla Maldita' fue hace ocho años, en la temporada 2001/02, la del centenario madridista y sus 'galácticos'. El Madrid ganó 0-2 en un partido en el que, como siempre, se habló de las dos Ligas perdidas antes del pitido inicial. Echar una vista atrás siempre es una obligación. Raúl, Casillas, Guti y Ramos le habrán contado a Kaká, Cristiano, Higuaín, Lass y compañía lo que pasó hace años en el estadio chicharrero.

Ahora, Tenerife espera el temporal que nos amenaza y la tormenta que supone tener enfrente a Cristiano Ronaldo. El viento será un factor a tener en cuenta, como el mísil de CR9.

Sergio Ramos, de '2'
Los blancos tienen la oportunidad de meter presión al Barça, justo después juega contra el Málaga. Pellegrini repetirá el once del pasado fin de semana con un cambio de ficha, obligado. Arbeloa, sancionado, se ha quedado en la capital. La baja del '2' trasladará a Ramos al lateral y abrirá las puertas del once a Garay, que jugará al lado de Albiol.

Sin Guti ni Benzema, Lass seguirá siendo titular. CR9 y Higuaín, la pareja más efectiva del campeonato, amenazan Tenerife.

Los de Oltra, en descenso, apostarán por sus armas para sorprender al Madrid y darle un disgusto. La sanción de Culebras hará titular a Manolo Martínez en el centro de la defensa junto a Luna. En la izquierda, Oltra duda entre Ayoze y Kome. El Tenerife quiere viajar en el tiempo.

Cristiano Ronaldo llega a Tenerife en su mejor momento de forma


El Real Madrid llegó a Tenerife con el huracán a bordo. Se llama Cristiano Ronaldo y también es "rápido y explosivo", como ha calificado la Agencia Estatal de Metereología al temporal que desde ayer por la tarde azota a la isla, y su disparo también es de 100 kilómetros, tan rápido como las rachas de viento que se esperan en algunas zonas del archipiélago.

La realidad es que CR9 llega en su mejor momento después de la exhibición contra el Villarreal. Sin embargo, hasta que no empiece el partido, en el Madrid están más pendientes del tiempo después de que fuese activada la alerta naranja desde ayer que obligó a la expedición a tomar tierra en Tenerife Sur, donde las condiciones eran mucho más favorables, cuando estaba previsto hacerlo en el norte.

El Madrid aterrizó sin excesivos problemas. Para la hora del partido también se espera mucho viento, aunque las previsiones es que por la tarde el temporal vaya desplazándose a la península. Con viento en contra o a favor, el Madrid intentará de cualquier modo ponerse líder al menos por unas horas. Y es que los blancos se colocarían a un punto por encima del líder a la espera de lo que haga el Barça a partir de las diez de la noche frente al Málaga en el Camp Nou.

domingo, 7 de febrero de 2010

Granero deslumbra al Bernabéu


Granero está aprovechando su oportunidad. El centrocampista del Real Madrid lleva dos partidos seguidos como titular y acapara buena parte de los elogios del centro del campo blanco. Ya en Riazor anotó un buen gol de cabeza y este sábado deslumbró al Santiago Bernabéu con un recital de hasta 75 pases medidos y una asistencia de gol.

'El Pirata' jugó rápido, controló el tiempo del partido, pasó a la primera cuando había que soltar el balón y lo controló cuando era necesario. Lució galones de veterano. Lanzó corners, faltas —incluida una directa que a punto estuvo de ser gol— y regaló balones a los sorprendidos delanteros madridistas, que hasta en seis ocasiones intentaron batir a Kameni con remates de cabeza en los primeros 45 minutos.

Ramos anotó un gol a punto estuvo de hacer otro, calcado al primero, en un cabezazo tras un corner. ¿De quien? De Granero.

En el gol de Kaká, Raúl estaba absolutamente solo en el punto de penalti. La escuadra y el cartabón que ayer calzaba ‘El Pirata’ en su pie derecho le pusieron el balón perfecto para el remate al que Kameni respondió con un paradón. Kaká, atento, sólo tuvo que empujar.

Y Albiol en el minuto 35 y de nuevo Raúl, ¡y hasta Arbeloa recibió un pase de gol brillante del madrileño! No lo marcó, pero ese balón elevado por encima de la defensa lo merecía.

Recibió muchas faltas de los centrocampistas del Espanyol, incapaces de cortar su juego y estuvo solidario en defensa con sus compañeros.

Viento en popa toda vela, ‘El Pirata’ no corta el mar, sino vuela hacia el lugar que al principio de la temporada parecía merecer, y ahora está reconquistando.

Real Madrid 3 - Espanyol 0


El Real Madrid sería feliz jugando siempre contra el Espanyol, un equipo que en el Bernabéu no mostró nada de fútbol, porque no lo tiene, y facilitó la vida al Madrid como lo han hecho pocos rivales este curso. Los de Pellegrini agradecieron la generosidad visitante y ganaron sin problemas y sin polémica un encuentro sencillo, al que le faltó emoción y tensión y que le permite seguir la estela del Barcelona. A cierta distancia, porque esos cinco puntos no son cualquier cosa, pero continúa en la pelea.

No fue un ejercicio de fútbol brillante, nada que ver con la primera parte de Riazor, pero el nivel medio de este nuevo Madrid es superior al que mostraba al comienzo de temporada, cuando tan descompensado estaba, y con eso le alcanzó para superar al Espanyol. Muestra todavía enormes deficiencias y lagunas alarmantes, que le llevaron a desconectar cuando se vio con una ventaja de dos goles. Es una falta de concentración preocupante, que esta vez no tuvo consecuencias porque nunca se vio exigido por el rival.

Un Espanyol que por momentos intentó compensar sus enormes deficiencias, defensivas y de creación, con una agresividad mal entendida, que debió llevar a Márquez y a Osvaldo a los vestuarios antes de terminar el primer tiempo. Osvaldo vio una amarilla que debió ser roja por una patada de kárate a Albiol. Antes Márquez no fue ni amonestado por dar un plantillazo por detrás a Guti. Así es Pérez Burrull.

En cinco minutos ya había despejado el Madrid el panorama, con un cabezazo de Ramos a un buenísimo pase de Granero. Es imposible defender peor de como lo hizo el Espanyol en esa acción y en las que vinieron después. Cada balón colgado, cada acción de estrategia fue un sufrimiento extra para los inocentes pupilos de Pochettino. Se salvó Kameni, que completó una actuación brillante que impidió un destrozo mayor.

En el otro lado, Granero, que dio un curso acelerado de cómo se debe centrar. Tiene clase, pero le falta todavía confianza y continuidad. Notable en el primer tiempo y algo más discreto en el segundo, cuando fue engullido por la desidia que invadió a todo el equipo. Hizo varios intentos de escaparse del sopor general, pero entonces le faltó acompañamiento.

Cerca de la media hora todo quedó solucionado. Un nuevo pase de Granero fue bien cabeceado por Raúl, Kameni metió una buena mano y el rechace lo aprovechó Kaká para firmar el segundo. Mientras, los defensas del Espanyol sólo miraban. Antes del descanso tuvo un par de apariciones de mérito Kameni, con dos paradones a cabezazos de Raúl, a quien le sobró ansiedad para marcar, y de Benzema, muy gris toda la noche.

Con el gol de Kaká se cerró el partido y todo lo que vino después fue prescindible futbolísticamente hasta que cerca del cierre surgió Higuaín, que reaparecía, para marcar el tercero. Un tanto de clase y habilidad que contó con todas las bendiciones de la zaga del Espanyol.

Y es que el Madrid salió de los vestuarios andando y así pretendió consumir todo el segundo tiempo. No sufrió daño alguno por la debilidad del rival, porque el Madrid puso todo de su parte para que el Espanyol se creyera capaz de mirar a Casillas a los ojos. El Madrid se relajó en exceso, pero los de Pochettino fueron incapaces de sacar provecho de esa desidia con la que se manejó el equipo de Pellegrini. Amagaron sin hacer daño Iván Alonso y Osvaldo y dejó alguna filigrana el vallecano Marqués, muy pocos argumentos para salir indemne del Bernabéu.

Kaká rozó el tercero en un remate que acabó con el balón en el poste. Fue una acción ejecutada a cámara lenta por el brasileño, pero ni aun así fueron capaces de neutralizarla los del Espanyol.

Ante la falta de fútbo, el público buscó otras motivaciones para aguantar en el estadio y las encontró en los cambios. Despidió con una ovación a Guti, sustituido por Lass, y recibió aún mejor a Higuaín, que volvió después de su lesión y en 20 minutos hizo lo que no habían conseguido ni Benzema ni Raúl, marcar. También regresó Van der Vaart, uno de los pilares sobre los que se sostuvo el equipo en los peores momentos de la temporada.